AL QAEDA Y SU NUEVA ESTRATEGIA DEL OPORTUNISMO

Autora: Diana Barrantes

NusraBanner of the Al Nusrah Front. Image from the SITE Intelligence Grouph-front-banner

Banner of the Al Nusrah Front. Image from the SITE Intelligence Group.

  • La amenaza terrorista internacional que orquesta al Qaeda (AQ) es en estos momentos más débil y descentralizada que en los años previos e inmediatamente posteriores al 11S.
  • El acorralamiento al que AQ se ha visto sometida en los últimos años le ha llevado a repensar su estrategia, centrándose ahora en la colaboración con grupos rebeldes de conflictos locales y regionales con la idea de la usurpación del éxito de dichas revueltas, siendo los casos más ilustrativos Siria y Mali.
  • Es por ello que, a pesar de su “retirada estratégica”, AQ se halla en un momento de revitalización gracias a 1) su nueva  ubicación en países gubernamentalmente débiles y/o corruptos desde los cuales puedan planificar y operar (Sahel), 2) su asociación con grupos rebeldes menores en conflictos locales, 3) el “efecto llamada” en los conflictos de Siria y Mali y 4) al  poder de atracción del uso de Internet y redes sociales.

Si bien tras los atentados del 11S la principal fuente de amenaza terrorista es AQ y su ideología orientada hacia objetivos occidentales, la naturaleza de la misma ha cambiado en tres aspectos fundamentales[1]:

  1. En su diversidad geográfica, existiendo un núcleo/bastión de AQ en la región fronteriza entre Pakistán y Afganistán. Aunque cada vez más diezmada, conserva su capacidad de orquestar sofisticados ataques. AQ se afilia además con otras organizaciones[2] en Yemen (grupo rebelde Al Houthi), Somalia (grupo insurgente Al Shabab)  y partes de África donde pude tener gran capacidad de dañar (conflicto de Mali).
  2. Al hilo con el punto primero, AQ sigue ahora una estrategia de fragmentación, apoyada en franquicias y grupos. Si bien con aspiraciones diferentes (unos fundamentalistas islámicos como Al Shabaab en Somalia o Ansar Dine en Mali, mientras que otros tan sólo buscan la independencia de los gobiernos centrales, como el MLNA de Mali) dicha disparidad de intenciones, así como en su dispersión geográfica, hace difícil la toma de decisiones y prioridades de las autoridades internacionales.
  3. Vemos, pues, que el terrorismo de hoy se basa en la explotación de cuestiones locales y regionales. Los terroristas se hayan en una búsqueda constante  de nuevas áreas donde  posean una mayor libertad de acción,  para planear posteriores ataques. Para ello, se aprovechan de conflictos sin resolver para infiltrarse en comunidades locales que de otra forma les rechazarían.

AQ en la actualidad: propagación por el Sahel y su nueva estrategia

En base a recientes eventos como el ataque en enero a la planta de gas In Amenas, en Argelia, resultando en 37 muertos, o el enquistamiento del conflicto de Mali, podemos considerar que AQ vuelve a propagarse desde Afganistán hacia África, aprovechando

1) el refugio que el desierto del Sáhara y las zonas montañosas del Sahel,

2) la escasa estructura estatal de los países del Sahel

De esta forma, AQ ha adoptado una estructura más difusa y descentralizada[3] como respuesta al atrincheramiento al que se ha visto sometida dadas las intervenciones multilaterales en Afganistán y en territorios anteriormente considerados como sus bastiones.

Al Qaeda en el Sahel

Su modus operandi[4] está ahora basado en la estrategia de combatir mano a mano con otros movimientos políticos para después “secuestrarlos” y hacer suyos los logros: luchar en guerrillas por territorios en disputa para luego ir construyendo su Califato que se extienda por el norte de África y Oriente Medio.

Adecuado a esta estructura descentralizada está el uso de Internet, en forma de foros y redes sociales, como plataforma de comunicación y difusión de contenido yihadista y en la captación de adeptos[5].

Dada esa descentralización, además, AQ se ha hecho dependiente de sus filiales y organizaciones aliadas[6], tales como Al Shabab (Somalia), Al Houthi (Yemen) o Boko Haram (Nigeria), o en el caso de Mali, MUYAO o Ansar Dine[7].

Estrategia del oportunismo: casos de Siria y Mali

Es por ello que la clave de su estrategia, hoy por hoy, radica en el oportunismo, es decir: aprovechar cualquier oportunidad para aparecer en conflictos enquistados para luego hacerse con ellos.

De esta forma, ganaría adeptos a sus filas, con el valor añadido de la experiencia en combate, y  proclamaría después la victoria erigiéndose con el poder de la zona.

Así, AQ es capaz de usurpar los levantamientos debido a 1) su más eficaz organización, 2) la experiencia adquirida combatiendo en conflictos previos (Iraq, Afganistán, Libia y ahora Siria y Mali) 3) su poder económico y logístico y, en cierto modo, 4) por su renombre.

Ha sido la estrategia adoptada por AQ en los recientes conflictos en el Sahel, Sinai, Yemen y por supuesto, en las crisis de Siria y Mali, donde se ha puesto en relieve la capacidad de los yihadistas de crear un “Ejército Internacional” compuesto por combatientes procedentes de países islámicos y musulmanes reclutados gracias a un llamamiento a las armas desde foros y redes sociales en Internet.

1) En Siria[8], con la franquicia “Jabhat al Nusra”, traducido como “Frente de la Victoria” o “Frente de Apoyo al Pueblo Sirio”, creada con el apoyo de la franquicia de AQ en Iraq, desde donde se ofrece refugio y apoyo a los combatientes sirios. De ella se estima forman parte hasta un cuarto de los combatientes rebeldes.

Al Nusra resulta, pues, un claro ejemplo de cómo AQ se aprovecha de un conflicto nacional para llamar a los yihadistas a las armas, con el objetivo último de lograr hacerse con la revolución.

2) De forma similar, en Mali, AQMI, una facción afiliada a AQ que opera en el Magreb[9] ha explotado el sentimiento de exclusión de la población Tuareg de la región subsahariana, especialmente a raíz de la crisis de Libia en 2011, al regresar los guerrilleros Tuareg que lucharon junto a Gadafi a Nigeria, Mali, Libia y Argelia.

Allí operan, bajo la dirección de AQMI, el denominado Movimiento para la Unidad y la Yihad en África Occidental (MUYAO)[10] y los radicales predominantemente Tuareg de Ansar al-Dīne[11], además del grupo nigeriano Boko Haram.

Los Tuaregs son aproximadamente medio millón de personas pero suponen gran parte del total de la población Tuareg en la región[12].  Si bien el conflicto de Mali se inició con un movimiento de liberación Tuareg a su regreso del combate en el frente libio, agrupados en el Movimiento Nacional de Liberación de Azawad[13] (MNLA), éstos establecieron alianza con el grupo yihadista Ansar Dine. Fue allí donde AQMI vio la oportunidad de secuestrar la rebelión en busca de la creación del estado islámico independiente de Azawad (región al norte de Mali), en contra de la voluntad del MNLA, el cual  abogaba por un estado secular. La proclamación de dicho estado islámico y el triunfo de los intereses de AQMI, en asociación con Ansar Dine y Boko Haram ha llevado a la marginalización del MNLA, y es un palpable ejemplo de cómo AQMI logra “robar” una revolución local para instaurar su ideología e ir logrando sus fines de instaurar un Califato islámico allá donde puede.

 Conclusiones

Años de seguimiento y lucha contra el terrorismo islámico en Oriente Próximo y el norte de África habían logrado diezmar y atrincherar a AQ. Sin embargo,  la progresiva retirada de las coaliciones multinacionales, así como la apertura de nuevos conflictos han llevado a AQ a repensar su modo de actuación:

AQ opera ahora mediante una estrategia de expansión local y regional, apoyada en franquicias y organizaciones rebeldes afines. Dichas organizaciones tienen una visión mucho más limitada de lo que es la Yihad global (osea, limita sus objetivos a la región en vez de tener grandes atentados con Occidente como objetivo).

Por ello, una AQ atrincherada y descentralizada centra ahora sus operaciones allá donde puede hacerse más fuerte, suponiendo ello una revitalización en su llamada a la Yihad y al combate en los conflictos abiertos, apoyándose en la colaboración con grupos yihadistas o rebeldes locales. De ésta forma opera como un virus extendiéndose  entre los estados más débiles, allá donde existan débiles defensas locales o poca autoridad gubernamental central.

Existen pues, en el norte de África, razones para sospechar que la evolución de los conflictos de Siria y de Mali pueda llegar a afectar a países vecinos, como Mauritania, Argelia o el actualmente debilitado Túnez (por la reciente dimisión de su Primer Ministro), y que ello implique un incremento exponencial de su influencia, poder y reasentamiento.


[1] Secretario británico de Asuntos Exteriores William Hague. Discurso en RUSI “On countering terrorism overseas” 11:00, 14 Feb 2013 RUSI, Whitehall, London, SW1A 2ET. http://www.rusi.org/events/past/ref:E511CE695C5C19/

[2] Pablo Díez La lista: grupos insurgentes a los que prestar atención. www.esglobal.org 12 de marzo de 2013 http://esglobal.org/la-lista-grupos-insurgentes-a-los-que-prestar-atencion

[4] Clarke, Professor Michael, and Director General. “An Insight into Jihadist Strategy in the Sahel.” RUSI Analysis. 14 Feb. 2013. Web. 1 Mar. 2013. <http://www.rusi.org/analysis/commentary

[5] Aaron Y. Zelin The State of Global Jihad Online Also available in

New America Foundation February 2013. http://www.washingtoninstitute.org/policy-analysis/view/the-state-of-global-jihad-online

[6] Para ampliar información, Pablo Díez, “La lista: grupos insurgentes a los que prestar atención”. Marzo 2013.

http://esglobal.org/la-lista-grupos-insurgentes-a-los-que-prestar-atencion

[7] Para ampliar información, Juan José Escobar Stemmann, “Salafismo en el Sahel: lo que Europa se juega”. Política Exterior. marzo/abril 2013. pp. 4-9.

[9] AQMI surgió en 2007 a partir del GSPC argelino y este a su vez en 1998 del Grupo Islámico Armado (GIA), formado asimismo en Argelia en 1992. Se ha ido nutriendo, además, de otros grupos combatientes operantes tanto en el Magreb como en el Sahel[9], tales como el Grupo Islámico Combatiente Marroquí (GICM) o Grupo Islámico Combatiente Libio (GICL) y reclutando además a nuevos integrantes a través de las llamadas internacionales. Más información en Brian Michael Jenkins, Michael Shurkin, William Young, Stephanie Pezard, Seth G. Jones The al Qaeda Threat in North Africa. The RAND blog. RAND Corporation. January 24, 2013

[10] UN mid-month (January) listed MUJAO as terrorist movement

[11] Articulada en 2011, compuesta por tuaregs de origen maliense

[12] Fernando Reinares. Cuatro interrogantes sobre el norte de Mali, AQMI y la amenaza terrorista para Europa Occidental. Comentario Elcano.  http://www.realinstitutoelcano.org/wps/portal/rielcano/contenido?WCM_GLOBAL_CONTEXT=/elcano/elcano_es/zonas_es/terrorismo+internacional/comentario_reinares_norte_mali_aqmi_amenaza_terrorista_europa

[13] Fundado en octubre 2011 con la integración de líderes del MNA y Tuaregs excombatientes en Libia. Movimiento rebelde que declarará la independencia de Azawad en el norte de Mali.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s