EL ÚLTIMO PAPELITO DE MOU – UN EJEMPLO DE MANUAL DE MANIPULACIÓN ESTADÍSTICA

Autor: Ansgar Seyfferth

En su conferencia de prensa del viernes 3 de mayo, el entrenador de fútbol del Real Madrid, José Mourinho, defendió en respuesta a la pregunta de un periodista el palmarés conseguido con el equipo desde su llegada en 2010, tirando – papelito en mano – de las estadísticas, un recurso muy común para darle mayor solidez a los argumentos al respaldarlos con datos objetivos. Pero la solidez puede ser una mera apariencia si los datos no se seleccionan y analizan de manera adecuada y los resultados no se interpretan correctamente, sea por error o bien intencionadamente para apoyar el propio punto de vista. Y el discurso de Mourinho nos ofrece un excelente ejemplo de lo último, que merece la pena analizar a fondo, ya no por motivos futbolísticos – aquí no se pretende valorar su labor como técnico del Real Madrid – sino por tratarse de una práctica muy común también en otros ámbitos como la política, y sabiendo detectar las trampas más habituales en el manejo de las estadísticas somos menos susceptibles de ser manipulados.

En las competiciones nacionales – con una Copa del Rey que el club llevaba 18 años sin ganar y a la que en breve se podría añadir una segunda, una Liga con números récord, así como una Supercopa, y todo ello en competición directa con el FC Barcelona, que había sido el equipo más exitoso del mundo y cuya hegemonía consiguió romper – a Mourinho no le faltan argumentos para revindicar sus éxitos. Por eso lo realmente interesante fue su defensa de la trayectoria internacional, donde no se ganó título alguno, con el equipo cayendo en las tres temporadas en las semifinales de la Liga de Campeones. Mourinho no se conformó con alegar que se trataba de eliminatorias muy disputadas en una ronda que el club llevaba siete temporadas consecutivas sin alcanzar y que con él se había recuperado la sensación de poder ganar pronto la ansiada décima Copa de Europa, lo que posiblemente hubiera argumentado otro en su lugar. Él en cambio lanzó un discurso mucho más ambicioso y cuidadosamente preparado, comparando su trayectoria en la Liga de Campeones con tres semifinales en tres temporadas, con la del equipo en los 21 años previos con cinco semifinales en 21 temporadas. Estos datos, que le dejan en muy buen lugar, son rigurosamente ciertos, pero también lo es que plantea la comparativa en los términos más beneficiosos para él:

  • Todo empieza con la elección del marco temporal: Las cinco semifinales en los 21 años anteriores a Mourinho se alcanzaron en 1998, 2000, 2001, 2002 y 2003, es decir, todos ellas en las últimas 13 temporadas antes de su llegada. Pero con el fin de bajar la tasa de éxito de la época previa a su llegada, se remonta hasta 1990 para poder hablar de cinco semifinales en 21 años y no en 13 años. Pero ya puestos, ¿por qué no retrocede más aún? Pues muy simple, porque entonces volvería a aumentar la tasa de éxito de la época pre-Mourinho: En todos las tres temporadas anteriores, el Madrid de la Quinta del Buitre, que acababa de ganar dos Copas de UEFA consecutivas, alcanzó las semifinales de la Liga de Campeones, con lo que estaríamos hablando de ocho semifinales en 24 años. Por eso Mourinho comienza su comparativa justo después, coincidiendo con el inicio de una época de vacas flacas del Madrid en Europa. Cabe añadir que además dos de los 21 años en realidad no se pueden incluir en la comparativa: en 1992 y 1993 no hubo semifinales ya que la final la disputaron los ganadores de dos grupos.
  • Por otro lado, para medir el éxito, Mourinho elige el indicador que más le conviene, las llegadas a semifinales, donde su trayectoria en el Madrid presenta una tasa de éxitos insuperable – tres de tres, el 100% – pero sin tener en cuenta algo tan fundamental como el desenlace de las mismas, donde saldría peor parado: mientras con él el equipo cayo en todas las semifinales, en tres de las mencionadas cinco semifinales de los años anteriores – en 1998, 2000 y 2002 – el Real Madrid no sólo salió victorioso, sino además ganó a continuación la Copa de Europa, conquistando a raíz de ello además una Supercopa de Europa y dos Copas Intercontinentales.
  • Una vez diseñada así oportunamente la comparativa, de tal forma que su etapa parezca la más exitosa del club en la Copa de Europa al menos desde 1989, su siguiente truco consiste en meter en un mismo saco a sus 19 predecesores durante esta época – leyó del famoso papelito los nombres de 18 de ellos, “olvidándose” de Jorge Valdano –  sin distinguir entre los que triunfaron y los que fracasaron, para así evitar odiosas comparaciones individuales. Y es que de las mencionadas cinco semifinales previas a su llegada, las últimos cuatro se consiguieron con un mismo técnico, Vicente del Bosque, que por tanto al igual que Mourinho las alcanzó en todas las temporadas de su última etapa como primer entrenador, pero además ganando en dos de estas cuatro ocasiones la Copa de Europa, a lo que se añade una Supercopa de Europa y una Copa Intercontinental, aparte de tres títulos nacionales: dos Ligas y una Supercopa.

En resumen, sin decir una sola mentira sino simplemente eligiendo aquellos datos que le interesan y presentándolos hábilmente, José Mourinho consigue que una persona que no conoce la historia del Real Madrid puede llevarse la impresión totalmente equivocada de que se trata del entrenador más exitoso del club en al menos el último cuarto de siglo, inclusive en lo referente a la trayectoria europea.

Pero al fin y al cabo, el portugués da a los medios de comunicación lo que necesitan: tela para llenar el enorme espacio que dedican diariamente al fútbol y para ello la manipulación estadística siempre es muy socorrida, hasta el punto que en ocasiones son los propios medios que la practican, con el fin de fabricar noticias espectaculares.

Un brillante ejemplo de ello, también de la Liga de Campeones, nos brindó el año pasado nadie menos que Televisión Española en sus telediarios. La final se disputó el 19 de Mayo de 2012 en el estadio del Bayern de Múnich y para ella se clasificaron el propio Bayern así como el Chelsea londinense. Ello llevó a Televisión Española a plantear la pregunta de si el Bayern sería capaz de romper el “maleficio” que en los últimos 47 años había impedido que un club ganara la Copa de Europa en su propio estadio, transmitiendo la impresión de que el Bayern en su condición de anfitrión tenía las estadísticas históricas en su contra, lo que implicaría varias finales en esos 47 años con participación del anfitrión, derrotado en todas ellas. ¿Pero cuántas hubo? Televisión Española no lo desveló, probablemente para no desmontar su propia noticia, porque se trataba de un solo antecedente, la victoria en 1984 del Liverpool FC en la tanda de penaltis ante la anfitriona AS Roma. Fue la única final de las 47 temporadas anteriores para la que el anfitrión consiguió clasificarse, cosa que tampoco es tan sorprendente, teniendo en cuenta lo complicado que es llegar a la final hasta para los clubs más potentes y que encima coincida con el año en el que la final se disputa en su propio estadio es un evento bastante singular. Pero estas dificultades ya habían sido superadas por un Bayern clasificado para la final en su propio estadio. Ahora se trababa de ganarla y hablar de cara a ello de un maleficio basándose en un solo antecedente es simplemente ridículo. Alguien tenía que perder aquella final de 1984, por lo que con esa lógica cualquier desenlace hubiera indicado un maleficio en uno u otro sentido. Pero no termina aquí la cosa: ¿Por qué se refirieron justo a los últimos 47 años? Pues obviamente porque el año anterior, en 1965, fue el anfitrión quien ganó la Copa de Europa, el Inter de Milán frente al Benfica de Lisboa. Y si retrocedemos un poco más, en 1957 el Real Madrid ganó la Copa de Europa en su propio estadio frente a la ACF Fiorentina. ¿Dónde está el maleficio del anfitrión? Tres finales con participación del anfitrión, los primeros dos ganadas por el anfitrión y la última perdida en la tanda de penaltis.

Y referente al cuarto caso, finalmente también el Bayern perdió la final en su estadio en los penaltis, una casualidad que servirá para seguir insistiendo con más fuerza en el maleficio del anfitrión, pudiendo hablar además en breve de nada menos que “medio siglo”, para así subrayar más aún su dimensión histórica … En comparación con eso, el razonamiento de José Mourinho parece hasta riguroso.

Anuncios
Esta entrada se publicó en Discurso, Estadística y está etiquetada con , , , , , , , , en por .

Acerca de Ansgar Seyfferth

Director y cofundador de la filial española de STAT-UP, empresa alemana de consultoría estadística y servicios de data science. Trabaja desde 1995 en Madrid en entornos internacionales, en áreas como la consultoría estadística, matemática, técnica e informática, incluyendo docencia y formación en estos campos, así como en el diseño y la venta de complejos sistemas y soluciones IT. Es Licenciado en Ciencias Físicas y Diplomado en Ciencias Económicas y Empresariales por la Georg-August-Universität Göttingen (Alemania) con un Máster en Ingeniería Matemática por la Universidad Complutense de Madrid. De lengua materna alemana, habla además español y inglés y tiene conocimientos de francés y portugués. Es coautor de varios artículos científicos de diferentes áreas y columnista en el premiado blog Ssociólogos y el Huffington Post. También colabora con la junta directiva del Círculo Hispano-Alemán de Jóvenes Directivos.

22 pensamientos en “EL ÚLTIMO PAPELITO DE MOU – UN EJEMPLO DE MANUAL DE MANIPULACIÓN ESTADÍSTICA

  1. Alex Bravo

    Hay otros factores que concurren en estos últimos años q tu fria mente descarta y que un Madridista no olvida… Sería muy largo… Lo que quirro decir es que no se puede analizar desde el punto de vista de los datos, no es el IPC, aquí entran sentimientos y pasiones que no responden a números o se esconden tras ellos.

    Responder
  2. Javi Martín

    Deberías tener un programa de TV o, como mínimo, una sección importante dentro de uno de ellos. Gracias por utilizar la fuerza de la estadística para arrojar luz sobre la verborrea embaucadora de los personajes mediáticos.

    Responder
  3. Gamo (@GamoReal)

    si tu fueras Mourinho, con los números y la estadística en la mano y sin “manipular” ¿como hubieras vendido tu buen trabajo? A mi los números que saca me valen porque sirven para apoyar que el Real Madrid ha vuelto al primer nivel competitivo, cosa nada fácil, y más con los últimos años que se han vivido de ser presa fácil en Europa.

    Responder
    1. Ansgar Seyfferth Autor de la entrada

      Alex, Gamo, gracias por vuestros comentarios. Antes que nada quisiera insistir que el artículo no valora la labor ni los números de Mourinho como técnico del Real Madrid. También coincido con Alex que en fútbol no se puede reducir a los números y de hecho en el segundo párrafo propongo argumentos en defensa del trabajo de Mourinho que van más allá de los números y que están en buena parte coinciden con el comentario de Gamo.

      Quien decide sacar los números es el propio Mourinho, con una comparativa de la trayectoria europea cuyo objetivo obviamente es destacar sus números como los mejores. Y no sólo mejores que los de los últimos años en los que el Madrid fue presa fácil en Europa como bien dice Gamo, sino remontándose hasta el fin de la Quinta del Buitre, es decir incluyendo los años 1998-2003, con mucha diferencia la etapa de mayor éxito internacional del Real Madrid en el último medio siglo. Y para conseguir crear esta falsa impresión se dedica a empequeñecer estadísticamente toda esta época del Madrid, presentando los números correspondientes de una forma que oculta los mencionados éxitos.

      Del punto de vista estadístico – que es el enfoque de este artículo – es muy ilustrativo analizar como lo hace. Y del punto de vista madridista, ¿no os parece una falta de respecto al sobreponer su ego por encima del club y de su historia?

      Responder
      1. Carlos

        Olé, Ansgar, elegante, al grano y con mucha ecuanimidad. Lamentablemente, en el fútbol, como en la política, religión, etc. hay demasiados forofos que sólo ven lo que quieren ver

      2. Ansgar Seyfferth Autor de la entrada

        Muchas gracias, Carlos. Por supuesta toda opinión es válida, pero no la distorsión de la realidad para que se adapte a la misma 😉

  4. scalzada

    En el clavo. No hay mayor engaño que la manipulación de la estadística. El entrenador más exitoso en los últimos 21 años del Real Madrid en Europa es Vicente del Bosque. Y en tal caso, no tendríamos ni siquiera que remontarnos tanto.

    Responder
  5. Ansgar Seyfferth Autor de la entrada

    Y no sólo de los últimos 21 años sino al menos desde Miguel Muñoz y eso que no le han dejado seguir …. Con ello no pretendo entrar en la cuestión quien de los dos es mejor entrenador – Mourinho llegó en un momento muy difícil y ganó también mucho con otros equipos (aunque Del Bosque también) – pero en lo referente a los números en el Real Madrid, a las que Mourinho apeló con su papelito, nadie ha igualado las de Del Bosque.

    Gracias por el comentario. Me alegro que te haya gustado 🙂

    Responder
  6. jmbigas

    Me parece una exposición muy bien planteada, Ansgar. El auténtico problema de la muy habitual manipulación de datos es que, en puro rigor, no es mentir. Los datos que se cuentan son ciertos, sólo que están cuidosamente elegidos para que apoyen la tesis que se quiere defender. Por su parte, las cabriolas de muchos periodistas deportivos para crearse su propia noticia o su propio titular no tienen límite. Ya nos hemos habituado a jeroglíficos a menudo indescifrables, como lo de que “X es el delantero que más goles ha metido llevando el dorsal YZ” (cuando a lo mejor jamás ha habido otro delantero que llevara ese dorsal, por ejemplo.
    Curiosamente, en los últimos tiempos he oído a varias personas públicas muy rebotadas porque alguien les ha llamado “manipuladores”. ¿Será que manipular no es mentir, pero se le parece como una gota de agua a otra?.

    Responder
  7. Ansgar Seyfferth Autor de la entrada

    Gracias por tu comentario. Lo que dices de los jeroglíficos, los superlativos artificialmente generados y rebuscados encadenando múltiples condicionantes, es otro tema recurrente en el tratamiento de la estadística en los medios, sobre todo en el área de deportes. Y referente a la fina línea entre mentir y manipular, un amigo me hizo un comentario que lo clava, citando las palabras de un juez a un abogado: “No puedo decir que usted diga mentiras pero es increíble como reorganiza la realidad a su servicio” 🙂

    Responder
  8. Hector Medina

    Ansgar, excelente analisis y recuento de la informacion y los datos. No he visto un articulo parecido ni en el Pais, ni en As ni en Marca… ojala pudiera difundirse y ojala lo leyera Mourinho, para que sepa no comemos entero.

    Responder
    1. Ansgar Seyfferth Autor de la entrada

      Muchísimas gracias Héctor, a ver si es verdad. El rigor en el tratamiento de datos de todo tipo, ya no sólo en el fútbol, no suele recibir la atención que se merece y en mis artículos intento aportar mi granito de arena.

      Responder
  9. Javi

    Es curioso como una persona con el uso correcto de los datos y de las palabras, es capaz de engañar, convencer e incluso confundir al resto. Buen aporte Ansgar

    Responder
    1. Ansgar Seyfferth Autor de la entrada

      Gracias, Javi. Esa capacidad de engañar, convencer, confundir que mencionas, se basa en buena parte en nuestra falta de costumbre de cuestionar y revisar críticamente los razonamientos supuestamente basados en datos objetivos, a pesar de que muchas veces no es tan difícil, que es lo que quería ilustrar con este artículo.

      Responder
  10. Jorge G

    Me ha parecido muy interesante el artículo. Con datos de este tipo se rellenan infinidad de páginas y de horas de televisión, por no hablar del tiempo que pasamos hablando de ello. Hace poco estuve leyendo acerca de los 17 años que llevaba el atlético sin entrar directamente Europa y, de sus últimas actuaciones, recuerdo que fue eliminado por el Oporto sin haber perdido un sólo partido en toda la competición y que también dio mucho de qué hablar.

    Calentando el derbi estadísticamente dos datos:
    13 años sin ganar al Madrid ó 3 sobre 4 victorias atléticas en finales de derbi (siendo la victoria madridista por penaltis y al parecer con polémica).

    http://futbol.as.com/futbol/2013/02/27/copa_del_rey/1362005667_743832.html
    Polémica 1975 – http://www.youtube.com/watch?v=IRCJ9ZBF48g

    Responder
    1. Ansgar Seyfferth Autor de la entrada

      Gracias, Jorge, me alegro que te haya gustado.

      Los datos que aportas acerca de la final de la Copa muestran la utilidad limitada de las estadísticas históricas, en este caso de los enfrentamientos directos, para intentar asignar probabilidades a los desenlaces de un partido: El balance general de los últimos 13 años daría al Madrid como ganador casi seguro pero no incluye ninguna final, que siempre es un partido diferente, y en ellos el balance es bien diferente como bien dices. Pero por otro lado, un balance de finales cuyo antecedente más reciente se produjo hace 19 años tampoco es demasiado útil. Creo que una de las claves va a ser la influencia de la ruptura entre el vestuario del Madrid y Mourinho. Asuntos así pueden tener un impacto nefasto, pero en este caso se da la paradoja que el vestuario parece más unido que nunca, en contra de su entrenador.

      Desde el punto de vista estadístico va a ser también interesante la final de la Liga de Campeones. En teoría el Bayern de Múnich, en su décima final de Copa de Europa en su mejor momento de las últimas cuatro décadas con un equipo de experimentadas estrellas, es el gran favorito, pero de las últimas seis finales de la Copa de Europa ganó sólo una, en los penaltis al Valencia y perdieron cinco, las últimas dos en las últimas tres temporadas, la última hasta en su casa contra un rival muy inferior. Por eso tendrán mucha presión y como vuelven a perder estando mejor que nunca les puede entrar un complejo de eterno segundo. Y no sería nada descabellado: El Borussia ya les ganó los últimos dos Ligas y aunque esta temporada el Bayern ha arrasado, con el Borussia empataron en ambos partidos y en la Copa les eliminaron sólo por 1-0 con la ventaja de jugar en casa (en Alemania la Copa se juega a partido único).

      Responder
  11. Edoardo Angeloni

    Mourinho is a better trainer of foot-ball of the world. With Inter Milan has win all, because the president has bought the better players in the market. Next, Inter has lost near always. With Real, I think that the work of Mourinho has been very good. The equipe has strong individualities, but they play good together. I think that also in future Mourinho will win something.

    Responder
    1. Ansgar Seyfferth Autor de la entrada

      Thank you, Edoardo, no doubt that José Mourinho is a great trainer. As mentioned, this article does not judge his work, it just analyses his misleading use of the club’s historical statistics.

      Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s