ESTRATEGIA POST-NUCLEAR EN EL PP TRAS BÁRCENAS

Hace tiempo que entorno a Génova 13 hay posicionamientos y maniobras internas que han llevado a un guerra soterrada, de la que solo tenemos noticias por algunos movimientos o combates que saltan a las portadas de los periódicos. Pero la guerra se ha tornado más peligrosa para todos los contendientes en uno de sus principales frentes, con el ingreso en prisión de Luis Bárcenas.

Luis Bárcenas, PPNo son pocos los que afirman que el extesorero del Partido Popular, como muchos otros hicieron (o al menos lo intentaron), ha querido salir beneficiado en sus procesos judiciales a cambio de no “tirar de la manta”. Dependiendo a quién escuches hablar de este asunto, se puede oír palabras de chantajes, presiones, lealtades, encubrimientos o armas nucleares. En un ejercicio meramente deductivo y especulativo, considero que básicamente hay cuatro tipos de actores dentro del PP respecto a este asunto: Los directamente implicados, los implicados de segundo grado, los que no están implicados y quieren actuar y el resto del partido (que básicamente son no implicados que no han tomado parte).

  1. Los directamente Implicados abarcarían desde el propio Bárcenas hasta todos aquellos que tenga responsabilidades políticas y/o jurídicas directas, ya sea que Bárcenas y unos cuantos compinches se hayan beneficiado del PP sin que nadie lo supiera en el supuesto más beneficioso para el PP; hasta todos los que estarían implicados si el PP hubiera creado una estructura de financiación/enriquecimiento a cambio de concesiones de obras publicas.
  2. Los implicados de segundo grado serian todos aquellos que de una manera u otra se hayan visto implicados por acción o por omisión en una segunda línea. Este es un grupo relativamente grande y heterogéneo con independencia del supuesto que se tome de referencia. Irían desde la gente que tenía conocimiento de lo que estaba pasando y no hizo nada, a los que cobraban cantidades de dinero sin preguntar de donde salía o los que tenían la obligación de saber lo que estaba pasando y dicen no saber nada.
  3.  Los que no están implicados y quieren actuar, son todos los dirigentes del PP que no se encuentran en ninguno de los dos grupos anteriores y que ya sea por convicción, por interés o por ambas; quieren aclarar el asunto y que sus responsables paguen por lo que han hecho.
  4. El resto de integrantes del partido se debaten entre una posición y otra en función de la gravedad de los hechos y el interés por aclararlo y la necesidad de deteriorar lo menos posible la imagen del partido.

Pese a la existencia de cuatro grandes grupos, la batalla la dan principalmente los directamente implicados contra los no implicados que quieren actuar, con participaciones puntuales en ambos bandos de los implicados en segundo grado. Evidentemente estos cuatro grupos no son más que una categorización analítica que ayuda a su comprensión, porque ni todos los directamente implicados están actuando igual, ni todos los dirigentes incluidos en uno de los grupos actúan de manera monolítica o grupal. Es por esto, que la entrada en prisión de Bárcenas puede suponer una fractura sin precedentes entre los directamente implicados, que lleve al extesorero a hacer uso de las “bombas nucleares”, que muchos presuponen que tiene, contra el eje de flotación del Gobierno y/o del PP.

Buena parte de los cuadros intermedios del PP, de los nuevos dirigentes y de los no tan nuevos, se están preparando para ese escenario post-nuclear que llevaría a una profunda renovación del partido, puede que incluso del Gobierno. Muchos de estos dirigentes y cuadros forman el grupo de los no implicados que quieren actuar, en el que habría dos posiciones en cuanto a la magnitud de la destrucción. Para unos, la depuración de responsabilidades no debe tener limitaciones y para otros no puede alcanzar de manera significativa al Gobierno.

Entre los dirigentes mejor situados en este eventual escenario postapocalíptico para el PP, destaca el actual Ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón. En exalcalde de Madrid siempre ha contado con una alta popularidad y valoración. Durante muchos años contó con fama de dialogante y moderado (incluso progresista), lo que no siempre le ayudo en sus aspiraciones políticas, pero ha intentado cambiar desde que llego al ministerio, como esbozamos en r-evolucion. Gallardón es uno de los pocos ministros que ha logrado acometer reformas y cambios legislativos de calado y sin embargo sus responsabilidades le mantienen alejado de la posible “mancha” de la equivocada política económica. La idea de gestor con experiencia y eficacia se puede ver reforzada si Madrid es seleccionada como sede Olímpica (su gran proyecto frustrado) dado que el merito será en su mayoría atribuido al exalcalde y no a la actual alcaldesa, que dicho sea de paso, refuerza la imagen de Gallardón como buen gestor con la tildada como “desorganizada” y “dramática” gestión municipal que estaría desarrollando Ana Botella.

Alberto Ruiz Gallardón PPSu dedicación prácticamente exclusiva a la política madrileña antes de ser Ministro y su ostracismo de la Dirección Nacional del PP le confiere a priori un escudo a los escándalos de sobresueldos o de las responsabilidades de lo hecho por otros. Sumado esto a la capacidad que le confiere el control de la Fiscalía, Gallardón tiene muy fácil construir una imagen de implacable contra la corrupción.

El último valor con el que contaría el Ministro de Justicia en un escenario post-nuclear seria poder presentarse como un dirigente nuevo, no vinculado con la época Aznar ni con los dirigentes nacidos a su sombra, y a la vez un dirigente “de partido”, el que fue pupilo de Manuel Fraga y el que supo acatar cuando el partido le dijo que no y sin embargo acudió cuando le llamo. Pero Gallardón no es el único dirigente que destaca y que se está posicionando de cara a un escenario que aún es pronto para saber si llegara o no.

Anuncios

3 pensamientos en “ESTRATEGIA POST-NUCLEAR EN EL PP TRAS BÁRCENAS

  1. Ansgar Seyfferth

    Un tema interesante; el tiempo dirá como evolucionarán las cosas. En lo que discrepo es el buen posicionamiento de Alberto Ruiz Gallardón. Según las encuestas que he visto, como el barómetro electoral de Metroscopia, su buena valoración por parte de la ciudadanía es cosa del pasado y ahora es uno de los ministros peor valorados. Desde que entró en el Gobierno ha perdido su imagen de centrista debido a su giro a la derecha en el tema del aborto y siendo responsable como Ministro de Justicia de los indultos aprobados por el Gobierno, entre ellos los de condenados por corrupción vinculados al PP dudo de su capacidad de construir una imagen de implacable contra la corrupción.

    Responder
    1. Juan Fco. Adame Autor de la entrada

      Gracias por su comentario Ansgar

      Indudablemente la valoración actual de Gallardón entre el electorado general es muy mala, como del grueso del Consejo de Ministros. Pero no es así entre los votantes del PP. Es más, seguro que ha subido en las encuestas después de que Rajoy haya ofrecido su cabeza a Bárcenas a cambio de mantener silencio, y no solo entre los votantes del PP.

      Sus movimientos desde que entró en el Gobierno, en buena medida han lapidado esa imagen de moderado y/o centrista de la que disfruto durante años. Pero esa era una acción que si o si tenía que hacer si quería llegar a algo dentro del PP (a algo más se entiende). Esa imagen de progresista/díscolo, es una de esas cosas que suma con el electorado, pero que perjudica en la vida interna de los partidos.

      Es cierto que no es el Ministro mejor valorado, pero tiene una potencialidad para poder reconstruir su imagen con cierta facilidad en general y a raíz de todas las implicaciones (y futuras acciones) del caso Bárcenas en particular. Muestra de esto último es su presencia en la rueda de prensa tras el último Consejo de Ministros y la portada y reportaje que le dedica La Razón hoy domingo.

      Responder
  2. Ansgar Seyfferth

    Gracias por la respuesta. Es cierto que para ser alguien en el PP tenía que desplazarse a la derecha, que antes buena parte de la militancia le odiaba. Pero no sé yo si no se ha pasado con algunas propuestas, que hasta para algunos del PP iban demasiado lejos, porque en el PP conocerán la importancia de una imagen moderada y centrista para gobernar a nivel nacional. Pero bueno, Gallardón es un animal político muy inteligente y camaleónico, así que estoy de acuerdo que no se le puede descartar … sobre todo también porque no se perfila ningún otro candidato prometedor …

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s