Archivo de la etiqueta: ética

4 ESTRATEGIAS EN LAS COMPARECENCIAS SOBRE BÁRCENAS

Autor: Álvaro Marchante

Después de las presiones de los partidos políticos, de la prensa nacional e internacional y de los ciudadanos, Rajoy ha comparecido ante la cámara de diputados (en el Senado, puesto que el Congreso estaba en obras) para explicar su situación y la de su partido en cuanto al llamado “caso Bárcenas”. Como ya vimos anteriormente, la corrupción es uno de los temas que más preocupan a la sociedad y que los sondeos del CIS van mostrando continuamente.

A lo largo de una sesión de este estilo en el que han comparecido más de diez personas, pueden darse diferentes estrategias. Éstas pueden resumirse en cuatro según Ries y Trout (Guerra del Marketing):

  • Defensa: sólo la puede hacer el líder, los movimientos competitivos siempre deben ser bloqueados. Cubrir los puntos débiles antes de recibir ataques.
  • Ataque: atacar al líder. Buscar la debilidad en la fortaleza del líder y atacar ese punto. Lanzar el ataque en un frente tan estrecho como sea posible.
  • Flanqueo: debe hacerse dentro de un área poco o nada disputada. La sorpresa táctica debe ser un elemento importante del plan. La persecución es tan fundamental como el ataque en sí mismo.
  • Guerrillas: localizar una sección lo bastante pequeña para poder defenderla. No importa qué tan exitoso seas, nunca actúes como líder. Estar preparado para retirarse en el momento que se le avise. Agresividad.
  • Innecesarias: este tipo de intervenciones son aquellas en las que el insulto se mezcla con reivindicaciones que no tienen nada que ver con el tema de la sesión.

Estas cuatro estrategias son difíciles de encontrar en estado puro y lo lógico es que se mezclen, en especial en las estrategias defensivas –puesto que suelen contar con estrategias para desviar la atención como el ataque o el flanqueo–.

PP: era el único partido que podía intervenir en cualquier momento y sin límite de tiempo. No obstante no ha hecho un uso abusivo del mismo. La estrategia del Presidente del Gobierno ha sido inteligente. Ha buscado defenderse tratando de adelantarse a los movimientos del resto de partidos. Puesto que las declaraciones habían sido numerosas en los días previos, sabía lo que cualquier portavoz le criticaría y cómo lo haría. Como todos los partidos políticos habían transmitido el mensaje de que Rajoy no hablaría de Bárcenas, haciendo que los ciudadanos pensasen que esto sería así, el presidente ha hecho lo que nadie esperaba: hablar de Bárcenas desde el principio y empezar atacando al resto de partidos condicionando sus intervenciones (“la mejor defensa es un buen ataque”): “pedirán mi dimisión diga lo que diga”, “traen al congreso debates estériles con informaciones parciales”, “prefieren no esperar a que se conozcan los hechos por si no son de su agrado”. Así, empezó a utilizar repetidamente citas de Rubalcaba en referencia a temas de corrupción de su partido, que concluía con un “fin de la cita”. Acto seguido comenzó a transmitir el mensaje de que hay que cambiar el tema, puesto que hablar de corrupción política en el gobierno (dado que según Rajoy es falsa, al menos hasta que los tribunales digan otra cosa) debilitaría la imagen de España y perjudicaría a su recuperación: “no he comparecido hasta hoy porque podía causar un mal en nuestro crédito exterior”, “la moción de censura produciría daños irreparables a la marca de España”, “hablar de corrupción puede limitar la recuperación económica”, “nuestra situación económica es demasiado complicada y no hay que jugar con ella”. Sigue leyendo

Anuncios

MÚJICA Y LA BÚSQUEDA DE LA FELICIDAD. ANÁLISIS DEL DISCURSO

En la última década la política iberoamericana se ha caracterizado por la efervescencia de la izquierda y la confluencia de diversos líderes carismáticos, normalmente ensombrecidos por la mediática figura del difunto Hugo Chávez. Pero el Bolivarianismo, o chavismo, es solamente una cara en esta izquierda iberoamericana poliédrica y compleja.  Entre el amplio abanico de personalidades, se ha solido establecer a Chávez y al brasileño Lula como las figuras antitéticas de la colorida gama de líderes que han accedido al poder por toda Iberoamérica en los últimos años.

Pese a su pasado guerrillero y sus fuertes convicciones éticas e ideológicas, el presidente uruguayo José Mújica está más cerca del carácter pragmático de Lula que del maximalismo chavista. El gobierno de Mújica se caracteriza por un pragmatismo político lejos del discurso revolucionario combinado con una sólida ética personal que le ha llevado a renunciar al 90% de su salario, a la residencia, staff y vehículo oficial, lo que le ha valido el apelativo de “el presidente más pobre del mundo”.

A finales de junio de 2012, José Mújica pronunció un emotivo discurso en el marco de la Cumbre de Rio en el que hacía una exaltación de la búsqueda de la felicidad. En las líneas siguientes se describirá el valor retórico del discurso de Mújica, el cual destaca por el uso central de la pregunta retórica  y la contraposición de ideas en una clara llamada a la reflexión de la audiencia. Sigue leyendo