Archivo de la etiqueta: sociedad

Riqueza, pobreza y desigualdad social: ¿Cómo se cuantifican?

Autor: Ansgar Seyfferth

Uno de cada cinco españoles vive oficialmente debajo del umbral de la pobreza y la desigualdad social en el país ha aumentado de manera alarmante. La crisis ha puesto en primer plano unos conceptos que antes no tenían este protagonismo en el debate público. ¿Pero qué significa ser pobre en un país europeo y como se determina la desigualdad social? ¿Cómo medir estos fenómenos para obtener así una visión real y detallada de la situación socioeconómica y de su evolución como base para las decisiones políticas y la evaluación de las mismas? Está claro que para ello no basta con los clásicos indicadores omnipresentes en las noticias económicas como el producto interior bruto (PIB), su tasa de crecimiento, la renta per cápita (el PIB dividido entre la población, que como media aritmética nada nos dice sobre el reparto de la renta) y la tasa de paro (más aún cuando se extiende el empleo precario de modo que un trabajo ya no supone necesariamente unos ingresos dignos). Una elevada renta per cápita y una reducida tasa de paro no son sinónimo de menos pobreza y desigualdad, como muestra muy bien el caso de Estados Unidos. Pero estos conceptos se emplean demasiadas veces sin rigor y de manera confusa, como ilustraremos con algunos ejemplos, a la vez que intentaremos aclarar los más relevantes, empezando con la renta per cápita para pasar después a los indicadores específicos de pobreza y desigualdad. Sigue leyendo

LAS ESTADÍSTICAS DE BRASIL 2014 EN EL CONTEXTO HISTÓRICO DE LOS MUNDIALES DE FÚTBOL (2ª PARTE)

Autor: Ansgar Seyfferth

Del 12 de junio al 13 de julio de 2014 se celebró en Brasil la 20 edición de la Copa Mundial de Fútbol, un torneo que tiene lugar cada cuatro años desde 1930, con excepción de 1942 y 1946 debido a la Segunda Guerra Mundial, y que se ha convertido en el evento deportivo más seguido del mundo. Tras resumir en la primera parte del artículo que es lo que ha dado de sí este torneo para las estadísticas históricas de las principales potencias del fútbol mundial, nos centraremos ahora en una comparativa de los continentes y en algunos jugadores con récords destacados.

Brazil vs Germany, in Belo Horizonte 12 Sigue leyendo

LAS ESTADÍSTICAS DE BRASIL 2014 EN EL CONTEXTO HISTÓRICO DE LOS MUNDIALES DE FÚTBOL (1ª PARTE)

Autor: Ansgar Seyfferth

Del 12 de junio al 13 de julio de 2014 se celebró en Brasil la 20 edición de la Copa Mundial de Fútbol, un torneo que tiene lugar cada cuatro años desde 1930, con excepción de 1942 y 1946 debido a la Segunda Guerra Mundial, y que se ha convertido en el evento deportivo más seguido del mundo. Vamos a resumir que es lo que ha dado de sí este torneo para las estadísticas históricas de las principales potencias del fútbol mundial para centrarnos más adelante en una segunda entrega en los continentes y en algunos jugadores.

Philipp Lahm lifts the 2014 FIFA World Cup Sigue leyendo

LA ABSTENCIÓN COMO PROTESTA

Autor: Álvaro Marchante

La sociedad está enfadada con los políticos y su forma de demostrarlo se va evidenciando en los sondeos. El 43% de los entrevistados no sabe a quién votará o no lo haría y el promedio de la legislatura es del 37,2% (en las dos legislaturas de Zapatero el valor promedio fue de 26,4% y para las dos de Aznar de 28,1%, según los datos del CIS).

Estos datos han llevado a los analistas a especular que podría producirse la mayor abstención de la historia de la democracia. Y podrían tener razón, puesto que escasamente el 50% de los encuestados (CIS 2993) ve probable votar a algún partido en la actualidad (con un valor igual o superior a 6 en una escala de 0 a 10 para cualquier partido); en la encuesta preelectoral del CIS (2925) del 2011, esta probabilidad era de casi el 69%, exactamente el dato de participación de dichas elecciones.

Desgraciadamente, esta pregunta es muy escasa en los sondeos y por tanto no podemos comparar los datos. No obstante, hemos creado una escala que sí nos lo permite con las siguientes categorías:

  1. Personas que siguen absteniéndose (lo hicieron en 2011 y lo harían hoy de haber elecciones): entre el 9 y el 11% durante la legislatura. Cerca de la mitad no se posiciona ideológicamente y más de un 25% en el 5, es decir, la ideología no les resulta determinante. Valoran muy mal a todos los líderes políticos (por debajo del tres). Se ha multiplicado por seis en esta categoría las personas que ven a la corrupción como el primer problema de España (pasa del 2,1% al 13,3%). Menos del 10% ve probable votar por algún partido. Estas personas están fuera del sistema y parece que no quieren entrar en él.
  2. Nuevos abstencionistas (votaron en 2011 y dejarían hoy de hacerlo): entre el 7 y el 13%. Se mantienen constantes en torno al 30% los que no se posicionan ideológicamente, a pesar del incremento. Es decir, es el público menos ideologizado el que va optando por esta categoría. No obstante, el mayor incremento se ha dado entre las personas que se consideran de derechas (de 7 a 10). La media de edad cada vez es más alta, lo que nos indica que las personas mayores (las consideradas como más fieles en su voto) comienzan a desmovilizarse. El número de parados que pasa a la abstención se ha doblado. Valoran cada vez peor a Rajoy y a Rubalcaba (en torno al 2), Cayo Lara y Rosa Díez están mejorando su valoración en este grupo (superando al 3 y al 4 respectivamente y creciendo). Los que ven la corrupción como el primer problema se han multiplicado por 4 (pasa del 3,2 al 12,9%). Sólo el 25% ve probable votar a algún partido. Este grupo está prácticamente fuera del sistema.
  3. No saben todavía a quién votarán: entre el 13 y el 22%. La mayoría sabe posicionarse ideológicamente, pero es también el grupo que más se posiciona en el centro. El número de parados que elige esta categoría se ha doblado. Rajoy también ha quemado su imagen en este grupo (cerca del 2), Rubalcaba no consigue mejorar su posición (al contrario, está cerca de bajar del 3), mientras que Cayo Lara se mantiene estable (cerca del 4) y Rosa Díez empeora ligeramente su imagen (bajando del 4,5 al 4). Es la categoría que menor importancia da a la corrupción como primer problema. Sin embargo, los que valoran al paro como el primer problema personal han aumentado en 13 puntos (del 28,6% al 41,7%). Sólo el 32% ve probable votar a algún partido (en el sondeo preelectoral de 2011, el dato era del 43% –de los cuales terminó votando el 78%–, lo que nos viene a decir que este grupo se está desmovilizando).
  4. Seguirían votando (votaron en 2011 y votarían ahora): entre el 47 y el 60%. Más del 90% se autoposiciona ideológicamente y es la categoría que menos se define como 5 de ideología (punto considerado neutral). Es decir, estas personas son las más ideologizadas y las que menos se están desmovilizando. Ha caído en torno a tres puntos el número de parados que seguiría votando. Rajoy está empeorando muy notablemente su valoración (ya está por debajo del 3), Rubalcaba se mantiene (sobre el 3,5), Cayo Lara y Rosa Díez se mantienen (por encima del 4). El 74% ve probable votar a algún partido –no obstante, en la encuesta preelectoral este dato era del 86%–.
  5. Resto (fundamentalmente nuevos votantes, personas que se abstuvieron y hoy votarían o los que no contestan): entre el 9 y el 10%. No destacan por nada en particular en la ideología. La mitad estaría dispuesta a votar a algún partido –datos  similares a los de la encuesta preelectoral del 2011–.

Tabla categorias votantes Sigue leyendo

¿RELACIÓN CAUSA-EFECTO O CAUSA-DEFECTO? CUIDADO CON LAS CONCLUSIONES PRECIPITADAS

Autor: Ansgar Seyfferth

¿El café acorta la vida? ¿Los empleados públicos son mejor pagados que los privados? ¿Las amas de casa son más conservadoras y católicas que las mujeres trabajadores? Preguntas como estas suelen ser mucho más difíciles de responder de lo que puede parecer a primera vista. Y es que la deducción precipitada de una relación causa-efecto de cualquier asociación o correlación es una de las fuentes más extendidas de interpretaciones erróneas, que frecuentemente confunden – o manipulan intencionadamente – a la opinión pública, como ilustraremos con unos ejemplos.

Hay una percepción generalizada que el café perjudica la salud, que parece tener su justificación en la mayor mortalidad (ajustada por edad) de los bebedores de café, nuevamente confirmada el año pasado en un estudio muy amplio. Pero en aparente contradicción con esta tendencia, en el mismo estudio el café se revela como un factor reductor de la mortalidad, cuando en el análisis se incluyen otros hábitos que pueden influir en la mortalidad, como  el consumo de tabaco y de alcohol, la dieta y la práctica de ejercicio físico. Resulta que los bebedores de café tienen mayor tendencia a hábitos poco saludables, por lo que su mayor mortalidad sería más bien debido a dichos hábitos y no al café, que hasta podría (véase el último párrafo de este artículo) contrarrestar en parte el efecto perjudicial de los malos hábitos. Por lo tanto, si la comparativa se lleva a cabo entre personas que salvo su consumo de café tienen los mismos hábitos, los bebedores de café tienen una mortalidad inferior, pero paradójicamente de media su mortalidad es superior, debido al mayor peso relativo de los bebedores de café en los grupos de peores hábitos y por tanto mayor mortalidad.

Sigue leyendo

MÚJICA Y LA BÚSQUEDA DE LA FELICIDAD. ANÁLISIS DEL DISCURSO

En la última década la política iberoamericana se ha caracterizado por la efervescencia de la izquierda y la confluencia de diversos líderes carismáticos, normalmente ensombrecidos por la mediática figura del difunto Hugo Chávez. Pero el Bolivarianismo, o chavismo, es solamente una cara en esta izquierda iberoamericana poliédrica y compleja.  Entre el amplio abanico de personalidades, se ha solido establecer a Chávez y al brasileño Lula como las figuras antitéticas de la colorida gama de líderes que han accedido al poder por toda Iberoamérica en los últimos años.

Pese a su pasado guerrillero y sus fuertes convicciones éticas e ideológicas, el presidente uruguayo José Mújica está más cerca del carácter pragmático de Lula que del maximalismo chavista. El gobierno de Mújica se caracteriza por un pragmatismo político lejos del discurso revolucionario combinado con una sólida ética personal que le ha llevado a renunciar al 90% de su salario, a la residencia, staff y vehículo oficial, lo que le ha valido el apelativo de “el presidente más pobre del mundo”.

A finales de junio de 2012, José Mújica pronunció un emotivo discurso en el marco de la Cumbre de Rio en el que hacía una exaltación de la búsqueda de la felicidad. En las líneas siguientes se describirá el valor retórico del discurso de Mújica, el cual destaca por el uso central de la pregunta retórica  y la contraposición de ideas en una clara llamada a la reflexión de la audiencia. Sigue leyendo

DIME DÓNDE VIVES Y TE DIRÉ CÓMO TE LLAMAS (Parte 1 de 6)

Hace unos años se publicó un libro bastante interesante por su  forma de analizar desde un punto de vista diferente algunos elementos sociales: Freakonomics (http://es.wikipedia.org/wiki/Freakonomics). Uno de los temas que trata es la posibilidad de que haya transferencias de los nombres que las clases altas ponen a sus hijos al nacer hacia las clases bajas, estableciendo una década para que las transferencias sean observables empíricamente y, por tanto, se puedan analizar con mayor fiabilidad.

El estudio que realiza Steven Levitt junto periodista Stephen J. Dubner (2006) –autores del libro– lo inician con la influencia de tener nombres “muy de blancos” o “muy de negros”. En una de sus primeras conclusiones, indican que los nombres que suenan a “negro” conllevan una sanción económica. Así, poniendo un ejemplo de una persona de color que envía su currículum a una empresa para tratar de que le contraten y no lo consigue, se hacen las siguientes preguntas:

–          “¿Lo rechazaron porque el empleador es racista y está convencido de que DeShawn Williams es negro?

–          ¿O porque ‘DeShawn’ suena a alguien que procede de una familia de bajos ingresos y educación?

Trabajando con datos de California que además de indicar el número de personas que hay con un nombre, informa también acerca del nivel educativo, de los ingresos y de la fecha de nacimiento de la madre. Sus conclusiones indican que, “de promedio, una persona con un nombre distintivamente negro sí tiene, como resultado, una vida peor que la de una mujer llamada Molly o un hombre llamado Jake. Pero no es culpa de sus nombres. Si dos niños negros, Jake Williams y DeShawn Williams, nacen en el mismo vecindario y en las mismas circunstancias económicas y familiares, es probable que sus vidas resulten similares. Pero la clase de padres que llaman a su hijo Jake no tienden a vivir en el mismo barrio o a compartir circunstancias económicas con la clase de padres que llaman a su hijo DeShawn. Y ésa es la razón, generalmente, de que un chico llamado Jake suela ganar más dinero y obtener una mayor educación que un chico llamado DeShawn. Es debido a un entorno caracterizado por unos ingresos bajos, una educación deficiente y una familia monoparental”. (Levitt y Dubner, 2006:198-200).

“Los datos nos muestran cómo se ven a sí mismos los padres, y, lo que es más, qué tipo de expectativas tienen para sus hijos. […] Entre las revelaciones más interesantes en los datos se halla la correlación entre el nombres de un bebé y la posición socioeconómica de sus padres” (Levitt y Dubner, 2006:200-201).

“Hay un claro patrón en juego: una vez que un nombre se pone de moda entre los padres de ingresos y nivel educativo altos, comienza a abrirse camino hacia abajo en la escala socioeconómica. […] Amber y Heather surgieron como nombres de clase alta, al igual que Stephanie y Brittany. Por cada bebé llamada Stephanie o Brittany, otras cinco niñas de clase baja recibieron esos nombres en diez años” (Levitt y Dubner, 2006:211-212)

 “No obstante, a medida que un nombre de clase alta se adopta en masa, los padres de clase alta comienzan a abandonarlo. Al final, se considera tan común que incluso los padres de clase baja tal vez no lo quieran, por lo que sale de la rotación de nombres por completo. Los padres de clase baja, no obstante, buscan el nombre siguiente que han introducido los de clase alta” (Levitt y Dubner, 2006:213).

Es poco probable que el nombre marque diferencia alguna, pero los padres al menos pueden sentirse mejor al saber que, desde el principio, hicieron todo lo posible” (Levitt y Dubner, 2006:215).

Partiendo de esta investigación podemos hacer numerosos análisis. El primero del que nos ocuparemos –en posteriores publicaciones seguiremos profundizando en dicho análisis– es de si hay nombres que pasan de las clases altas a las clases bajas. Como en España no tenemos datos públicos tan amplios, este análisis tal cual puede resultar difícil hacerlo. No obstante una vía alternativa que podemos tomar es la siguiente: ¿hay transferencia de nombres entre el centro y la periferia?, o ¿hay transferencia de nombres de las provincias más ricas a las más pobres? Si hay relación entre la posición económica y los nombres que se van poniendo a los hijos al nacer como veíamos en la investigación que se describe en Freakonomics, las respuestas a ambas preguntas deberían ser positivas. Sigue leyendo